Las cinco enfermedades bucodentales más comunes 

044 55 2026 8643

Dental-ES

Escrito por Consultorio Dental Dental-ES

Todos estamos expuestos a las enfermedades bucodentales, nuestra boca está permanentemente expuesta a ellas.

Y no solo por la alimentación, también por su propia naturaleza, ya que en el interior de nuestra boca tenemos de manera natural un sinfín de bacterias. Ellas mismas pueden ser el detonante para una mala salud dental. Sin olvidar que una enfermedad bucodental también puede deberse a motivos de la edad, antecedentes familiares o clínicos.

Este tipo de problemas bucodentales no son nada extraños. Y, por si fuera poco, una mala higiene bucal, ciertas sustancias en los alimentos e incluso el estrés de nuestras labores diarias las pueden provocar.

Cinco de las enfermedades bucodentales más comunes son:

1.- La caries. Todos pensamos en la caries cuando nos vienen a la cabeza las enfermedades bucodentales. Y todos sabemos que el único modo de enfrentarnos ella es mediante un buen cepillado diario. Uno después de cada comida. La caries no es otra cosa más que el desgaste del esmalte del diente debido a un ácido que cada uno de nosotros generamos con la presencia de comida en la boca. Por lo tanto, cuanto antes la limpiemos y menos restos dejemos en las encías y entre los dientes, más difícil será que aparezca.

2.- La gingivitis. Otra de las enfermedades que amenazan nuestra salud dental es la gingivitis. También su origen está en una mala o incorrecta higiene bucodental, ya que se trata de una acumulación de placa y de sarro en los dientes. Y debido a ello se inflaman las encías que acaban sangrando.

3.- La periodontitis. Cuando la gingivitis no se corrige, el problema crece y acaba convirtiéndose en una enfermedad bucodental más grave: la periodontitis. En esa fase la inflamación provoca que hasta la raíz del diente se debilite, provocando que esa pieza se mueva, e incluso tenga que ser extraída. Es decir, estamos ante un ejemplo de cómo un problema leve al que no se le puso atención, como la gingivitis, puede derivar en algo más grave e irreversible.

4.- La halitosis. Se trata del mal aliento, que no es propiamente una enfermedad pero que sí puede ser síntoma de otras enfermedades bucodentales. Su presencia puede tener origen en el proceso digestivo, pero también en nuestra lengua y saliva. En este caso, su presencia se puede corregir y paliar mediante una buena higiene oral y la eliminación de ciertos hábitos, como el tabaco.

5.- El bruxismo. Es la acción de apretar fuertemente los dientes de forma involuntaria. No es una enfermedad, pero se debe corregir para que no derive en complicaciones aún mayores. Entre las causas más comunes que pueden generar el bruxismo se encuentran las alteraciones de la oclusión dental, así como el estrés que nos hace apretar los dientes con una enorme fuerza, tanto estando despiertos, como sobre todo dormidos.  El único remedio para evitar el daño a nuestra dentadura es la colocación de férulas protectoras que evitan esa fuerte presión.